El acompañamiento de Natalia en los meses que duró el programa de coaching nutricional fue sumamente valioso. Me ayudó a ordenarme, a establecer prioridades, a conjugar lo rico con lo sano y atractivo, pero lo más valioso del proceso fue que me permitió reconocer la importancia de lo emocional en lo alimenticio.

Logré ordenar toda la maraña informativa que tenía en mi cabeza sobre alimentación estoy avanzando con la firme convicción de que puedo brindar lo mejor a mi familia en cada plato de comida que preparo.  Las recetas, ideas, técnicas y trucos que me brindó Natalia me permitieron aunar mi deseo de sentirme y estar bien junto con la posibilidad de que mi esposo e hijo coman de manera sana. El resultado: una familia encaminada hacia la buena salud basada en una alimentación saludable que no resigna lo sabroso.

Anuncios

Alejandra Vera Calle